martes, 8 de septiembre de 2009

Misión Imposible: Último Episodio

Estaba yo ayer escarbando en la web de scifi, a ver si encontraba algo para ver cuando tuve dos revelaciones, a saber: primera, que este mes lo tenía crudo y mejor pasarse al mundo editorial y segunda, que hay series que son como Terminator, difíciles de matar.

El primer ejemplo es Stargate.
Todo comenzó con la película (1994), entretenidilla, con su toque egipcio y esos efectos especiales aqua-cósmicos.

En 1997 aparece la primera serie, Stargate SG-1, con McGiver a la cabeza y un esquema bien sencillo: malos malísimos, nuevo (y sospechósamente boscoso) mundo por episodio y victoriosos buenos listos para la próxima aventura semanal. Ahí la tienen, 10 temporadas y dos películas, ni más ni menos.

Y el universo Stargate generó en 2004 Stargate Atlantis, allá entre la séptima y octava temporada de SG-1: mejores efectos especiales pero ni de lejos unos malos tan "buenos". Stargate Atlantis a venido a durar más o menos la mitad que SG-1, pero si alguien pensaba que se acercaba el último episodio se equivocaba. Stargate Universe está al caer. Adivinen de que vá.

El segundo ejemplo es un clásico, Doctor Who, pateándose el universo espacio-temporal ese desde 1963 en una cabina de la policía (muy sólida y británica, eso si).

Compañeros que van y vienen, reencarnaciones del Doctor según el actor se cansa/deja de tener tirón/envejece y alienígenas con voz de lata capaces de amenazar al planeta entero con lo que sospechosamente parece un desatrancador de tuberías.
En los especiales de Navidad no amenazan al presidente de los Estados Unidos, si no a su Graciosa Majestad.
Aunque también ha generado series paralelas, como Torchwood o Las aventuras de Sarah Jane Smith, aqui es la serie original la que parece interminable.

Y por mi que sigan muchos años más, ya sea en cómodos relevos o en formato serie-sin-fin. Ayer scifi España estrenó la tercera temporada del Doctor y en los USA están promocionando a bombo y platillo Stargate Universe.
¡No se vayan todavía que aún hay más!

No hay comentarios:

Publicar un comentario